Portada » Análisis » Celebrity Sports Showdown

Celebrity Sports Showdown

¿Qué tienen en común Avril Lavigne, Paul Pierce o Fergie? La última apuesta de EA casual games.

Celebrity Sports Showdown - Análisis

 EA se apunta a la moda de los compendios de minjuegos con este Celebrity Sports Showdown, que cuenta con 12 de estos con los que disfrutar en las veladas con los amigos.

Hay que advertir es que el título es muy estadounidense. En primer lugar por la elección de famosos, ya que poca gente en España conocerá a Paul Pierce (jugador de la NBA) o Mia Hamn (antigua jugadora de fútbol de los EEUU) y que levante la mano quien conozca a Kristi Yamaguchi (patinadora olímpica). El compendio estelar está muy limitado y parece pensado para abarcar todo el público adolescente, con figuras que reconozcan tanto chicos como chicas, estadounidenses repito, y así se diviertan todos juntos.

La elección de las pruebas en las que competiremos también poseen un estilo muy variado y, por qué no decirlo, extraño. Voley playa, mazas al estilo Gladiadores Americanos, escalada, curling, carreras de cazas… Tanta mezcla tiene que estar muy bien llevada para que funcione y divierta, pero en el título que tenemos entre manos no deja de parecer un popurrí, una lluvia de ideas no demasiado acertada.


A la rápida ejecución de las pruebas de escalada, por ejemplo, se opone el interminable del voley playa. Al jugar al badminton uno no deja de pensar que Wii Sports, después de dos años, sigue siendo, y muy de lejos, el mejor juego de tenis que tenemos. El curling (una suerte de petanca sobre hielo) es un deporte prácticamente desconocido fuera de los países nórdicos, mientras que el balón prisionero, típico de los patios de recreo, no tiene la chispa e inmediatez que se le requeriría.

 Así pues tenemos un conjunto de juegos, a priori, que ofrecen mucha variedad de controles y diversión, pero cuya ejecución es irregular. Nos haremos pronto a los mandos, pero nos preguntaremos luego si de verdad ha valido el esfuerzo, ya que los juegos lentos lo son demasiado y los rápidos no resultan tan explosivos como debieran, sino que acabas con un “¿ya está?” en vez de “¡otra, otra!”.

Celebrity Sports Showdonw no debería de haber cruzado el Atlántico, ya que los jugadores europeos se perderán a la mitad del reparto de las estrellas y no les hará la misma gracia participar en las pruebas. No sólo eso, sino que muchos de los juegos resultan pesados y los que no, mecánicos, sin chispa o buen humor. La forma en la que trata los juegos y su estética hace que te des cuenta que está dirigido para adolescentes que compran la Superpop.