Portada » Análisis » Castlevania: Rondo of Blood

Castlevania Rondo of Blood

La joya de la corona del último Hannabi Festival.

Castlevania: Rondo of Blood - Análisis

Antes de que se convirtiera en una suerte de Metroid gótico medieval, antes de que se estrellara una y otra vez contra los mundos poligonales, Castlevania era un plataformas de los de toda la vida; una de las mejores y más queridas sagas para todos los aficionados.

Richter Belmont, el heredero del clan Belmont, enemigos jurados del Conde Drácula, ha visto como su ancestral adversario ha secuestrado a su prometida, Anette Renard, y a su hermana pequeña, Maria Renard y amenaza con sumir el mundo bajo un manto de oscuridad. Empuñando el legendario látigo Matavampiros, la reliquia de la familia Belmont, nos dispondremos a salvarlas y a terminar con la amenaza del Conde.

Rondo of Blood es el eslabón perdido entre los Castlevania clásicos y los de la era Igarashi, ya que comparte ciertos elementos de ambos modos de desarrollo. El núcleo de juego responde a los Castlevania clásicos: escenarios de scroll lateral plagados de obstáculos y enemigos a sortear y, al final del nivel, un enemigo final con mucha mala uva.

 Castlevania Rondo of Blood review Wii Virtual Console Revogamers

Aunque el juego se estructure en fases cerradas, incluye pila de guardado (virtual, se entiende) en la que salvar nuestros avances y ver el porcentaje de juego que llevamos completado. ¿Por qué tiene esta opción un juego de plataformas clásico? El factor que diferencia este Rondo of Blood del resto de Castlevanias plataformeros son los secretos que esconde cada nivel.

Lejos de enfrentarnos a sucesiones de pantallas con una salida y una entrada, los niveles poseen rutas alternativas, zonas secretas y objetos ocultos que suponen cerca del 40% (a ojo de buen cubero) del contenido total del juego. No sólo eso, sino que en los primeros compases, mientras encarnamos a Richter Belmont, tendremos la oportunidad de rescatar a Maria, que se convertirá en personaje seleccionable, con sus propias armas y habilidades especiales, como un utilísimo doble salto, o sus curiosas armas como palomas, gatos rabiosos, dragones o un protector caparazón de tortuga.

Además de las armas principales (látigo y palomas: parece el título de una telenovela) y de las secundarias que, en el caso de Richter, son las clásicas como cuchillos, hachas, cruces bumerang o agua bendita, tendremos a nuestra disposición magias especiales que sólo podremos hacer cuando dispongamos de gran cantidad de corazones (que se recogen de los enemigos caídos y rompiendo elementos del escenario) y que dependerán del arma secundaria que tengamos equipada en ese momento.

 

 

El resultado es un plataformas con una rejugabilidad inmensa. Recorreremos cada pantalla al milímetro, buscando esa pared falsa, ese precipicio que no lo es o alcanzar esa plataforma inaccesible. Las rutas alternativas se cruzan, las vidas extra se ocultan en estos resquicios, al igual que los importantísimos ítems de recuperación de vida y lo más importante, escenarios y jefes finales nuevos.

Si sólo fuera por su diseño de niveles y mecánica de juego Rondo of Blood ya sería un juego perteneciente a la élite, pero es que además está acompañado de un apartado técnico de verdadero lujo. Si bien no llega a las cotas que se pueden apreciar en Super Castlevania IV de SNES, Rondo of Blood es un alarde de ambientación gracias al buen uso del píxel. Personajes bien animados, enemigos grandes, riqueza de colores, suavidad en el scroll y muy poca pixelación.

Pero el elemento que destaca sobre todos los demás es la extraordinaria banda sonora. Todas las piezas son una verdadera y absoluta delicia, creando una atmósfera inigualable y acompañando perfectamente la acción. A destacar los coros de la pantalla de título, solemnes a la par que espeluznantes. El apartado sonoro se completa con una buenos efectos FX y con ¡voces grabadas!, eso sí, en perfecto japonés.

Rondo of Blood es, en muchos de sus aspectos, un visionario, un adelantado para su época y un recordatorio de lo grande que llegó a ser esta saga.

Valoración:

::Comparte tu opinión en el foro::