Portada » Análisis » Cars 2

Cars 2

Rayo McQueen se pasa al mundo de los agentes secretos.

Cars 2 - Análisis

Junto al estreno de cine en nuestro país de la secuela de los coches animados de la factoría Pixar, llega de la manos de la desarrolladora Avalanche Sofware – padres de, entre otras, grandes adaptaciones a consola como Toy Story 3 – la adaptación al videojuego de Cars 2 para Wii.

En la película, el protagonista de la saga, Rayo McQueen y su inseparable compañero desde el final del primer film, Mate, participarán en la competición World Grand Prix viajando por todo el mundo. En medio de tanto viaje, ambos personajes se verán envueltos en una trama de espionaje llevada a cabo por la agencia C.H.R.O.M.E. digna de cualquier película de James Bond. Por el contrario, en el videojuego, el argumento del film ha quedado en un segundo plano, centrándose exclusivamente en el sistema de entrenamiento para espías de C.H.R.O.M.E. y en ganar carreras, algo que ya se deja ver en la intro del juego.

Aprendiendo a ser espía

Comenzando a jugar, un dato que llama la atención es el gran número de coches a elegir, aunque la mayoría tendrán que ser desbloqueados según se avance en el juego. Todos los personajes de la película, y algunos extras, podrán ser manejados por el jugador en función de las características que se prefieran, desde el personaje mas veloz al mas resistente pasando por el típico coche que equilibra ambos valores.

Tras esta selección, pasamos al tutorial, muy útil sobre todo para los más pequeños de la casa. Una especie de simulador de pruebas donde poco a poco iremos aprendiendo nuevas técnicas de conducción para poder competir en las mejores condiciones en las carreras: derrapes, conducción sobre dos ruedas, acelerones e incluso conducir marcha atrás. Todo ello con el objetivo de ir ganando energía durante las carreras que, poco a poco, nos permitirá ir desbloqueando nuevos circuitos y pruebas, además de para poder utilizar el turbo del coche.

Análisis Cars 2 Wii

Una vez superado el tutorial, comienza la competición propiamente dicha donde el objetivo principal es llegar el primero a la meta. Y en este punto, comenzamos a darnos cuenta de las similitudes que guarda el juego con el número uno indiscutible de Wii en este campo, Mario Kart. Cambiando las tortugas misil y las estrellas de inmunidad por un sin fin de cohetes, bombas y gadgets que se pueden ver en la película, podremos ir molestando a nuestros rivales hasta completar el numero de vueltas al circuito.

Igual que en la película, visitaremos multitud de circuitos inspirados en todos los rincones del mundo, desde Japón hasta Italia, todo con una ambientación muy cartoon.