Portada » Análisis » Capitán América: Supersoldado

Captain America: Super Soldier

Wii recibe el Batman: Arkham Asylum que no tuvo en su momento bajo el sello del Capitán América y el buen hacer de High Voltage Software.

Capitán América: Supersoldado - Análisis

Como todas las películas basadas en superhéroes que llegan a la gran pantalla, el Capitán América recibe su propio videojuego de la mano de SEGA y High Voltage Software. Con una historia desarrollada durante la Segunda Guerra Mundial, tu objetivo será combatir contra una banda fiel a los principios Nazis. El Capitán América recorrerá varias localizaciones defendiendo a su nación, donde se mezclarán momentos de acción con niveles plataformeros. Un juego bastante decente viendo los precedentes de SEGA con el cine, aunque su gran virtud se convierte en su punto más negativo: bebe directamente de Batman: Arkham Asylum, el título de Rocksteady, con el que comparte tanto jugabilidad como desarrollo.

Análisis Capitán América

Capitán América: Supersoldado ofrece una gratificante experiencia para un jugador; un título entretenido que viene en un momento en el que Wii anda escasa de lanzamientos. El juego se centra en el modo historia, donde podrás reunir artworks y biografías de los personajes durante las misiones, que serán visibles desde el menú principal. Más allá de eso, completar el modo campaña puede hacerse corto, ya que no hay ninguna otra modalidad que alargue su duración.

Como ya hemos comentado antes, el Capitán América irá hasta Alemania ha enfrentarse contra una organización dispuesta a derrotar al bando Aliado, ya que el guión toma lugar en plena Segunda Guerra Mundial. Dispuesto a defender a su patria, el superhéroe de Marvel se enfrentará contra todo tipo de rivales. El juego engancha gracias a que está lleno de acción y a que su estructura copia al milímetro al Batman: Arkham Asylum, incluida la forma de hacer los combos y la cámara lenta del golpe definitivo.

Todo ello adaptado a los controles del WiiMote, en los que apenas se utiliza el sensor de movimiento y se juega de una manera muy clásica. Adaptarse al control es cuestión de minutos, y su configuración es muy correcta. De forma opcional, en el menú principal se podrá cambiar el orden de los botones, aunque sólo de forma predefinida y no al gusto del jugador.

La historia estará estructurada mediante misiones, que el jugador deberá cumplir para ir avanzado en ella. Completarlas no será nada difícil, el reto estará en lograr todos los objetivos secundarios que se nos pida. Y aunque la dificultad está bien ajustada (que podrá seleccionarse desde el menú inicial), no podemos decir lo mismo de la duración, que resulta escasa aunque entra dentro normal viendo a otros juegos del mismo estilo (IronMan, Linterna Verde...).

Análisis Capitán América

La mecánica de las misiones estará dividida en dos situaciones: lucha y plataformas. En las zonas de peleas sólo habrá que ir acabando con los enemigos rivales para ir progresando en la aventura. En los niveles de plataformas el Capitán América irá saltando entre salientes y caminando por sitios muy estrechos, aunque esto no supondrá ningún reto para el jugador, ya que todo está automatizado por la CPU.

El guión se irá narrando mediante escenas de vídeo generadas por el motor del juego y un pésimo doblaje al español. Mientras que las voces enemigas y la de tus compañeros no están tan mal, la del Capitán América, la más importante de todas, es malísima y está fatal cuidada. La banda sonora por otro lado, cumple sin más, metiéndonos más en el papel aunque echando en falta algo más de variedad.

El apartado gráfico es lo más irregular de todo el título. Los escenarios cumplen su cometido a la perfección, sólidos y con un buen texturizado. La iluminación está bien lograda, así como el aspecto general de cada lugar, gracias a la gran cantidad de elementos decorativos, algunos de ellos destruibles. Lo peor de todo es el pésimo diseño y modelado de los personajes. Centrados en un estilo de dibujo animado, las proporciones del Capitán América son muy exageradas, con una cintura muy estrecha y unos hombros muy anchos. Así le ocurre al resto de personajes, un diseño poco trabajado y modelados desproporcionados, aunque con movimientos y animaciones bien representadas.

Análisis Capitán América

En conclusión, una más que aceptable adpatación de la película del Capitán América en videojuego. Aunque la historia no engancha mucho al jugador, el desarrollo del mismo se hace muy entretenido. Con un apartado gráfico irregular y sonoramente podría estar más trabajado, nos encontramos ante un título sólido, que nos hará paliar la sequía que está sufriendo Wii durante este año 2011. Su jugabilidad calcada a la de Batman: Arkham Asylum, hace de este juego adictivo, aunque su innovación es nula y esto hace desmerecer la nora final.

¿Y tú? ¿Qué nota le pondrías a Capitán América: Supersoldado?