Portada » Análisis » Canvaleon (Wii U)

Canvaleon

¿Quién dijo que no pintaba nada?

Canvaleon (Wii U) - AnŠlisis

Un “plataformas” sorprendentemente largo

El mundo que nos presenta Canvaleon es relativamente típico; en el mapa, desde el primer momento, podemos elegir entre siete niveles, que dan lugar a otras tantas rutas temáticas. Normalmente, el primer nivel de cada una es el más sencillo y el tercero el más complicado, reservando el último para el jefe.

Estos jefes al mismo tiempo pueden ser representados de dos formas; o bien con un combate directo, o bien completando un recorrido. Os aseguro que algún nivel de estos puede ser de los más complicados del juego (estoy pensando en cierto tren…), sobre todo si intentas superarlo el primero.

No hay dos jefes iguales

Por si fuera poco, debido a la cantidad de veces que volverás a jugar cada mapa hasta completarlo, las horas se multiplican por mil. A pesar de que los 28 niveles se pueden completar utilizando entre uno y cinco minutos, la falta de checkpoints hará que mueras decenas de veces antes de superarlos. Se podría decir que tienen un gran nivel de diseño y consideran los distintos poderes de forma constante. Además se hacen más rejugables si cabe al presentar contenido oculto como discos y vecinos atrapados a los que rescatar, aunque también podemos intentar superar las marcas e incluso volver para recolectar más mariposas.

Para ayudarte a afrontar Canvaleon, y como principal contenido del parche lanzado el mes pasado, tenemos las misiones SP, que consisten en pequeños retos a modo de tutorial (y que habrían hecho mucho bien de cara a la buena acogida entre la prensa, pues las explicaciones de los tutoriales son muy de agradecer en este juego), acompañados de retos más difíciles y elaborados que dan para otro buen puñado de tiempo. Deberían haber estado de salida.

Personalmente, he invertido 21 horas en terminar el juego sin intentar ser completista, aunque una persona más hábil podría acabar en unas 12 ó 15 perfectamente.

Dibujado como en un lienzo

Técnicamente, Canvaleon es muy agradable de ver; modelados grandes y bien detallados (aunque la variedad de enemigos podría ser mayor) y escenarios que realmente están integrados en la jugabilidad; desde este punto de vista poco que decir, salvo que se ve mejor en el GamePad; los pixeles que se pueden apreciar en una pantalla (sobre todo en los bordes de los modelados) desaparecen totalmente y la imagen en general parece dibujada en todo momento.

¿Quién dijo que Canvas no podía atacar? Pero no de inicio

En cuanto al sonido, los efectos cumplen sin más, pero en la BSO hay temas muy buenos que nunca cansan (a pesar de repetir los escenarios una y otra vez) y en los jefes otros muy cañeros. Todo esto conlleva a una gran cantidad de estilos musicales a lo largo de la aventura con gran acierto, pero siempre con un mismo estilo que da a Canvaleon más entidad como un todo. Poco más que pedir en el plano técnico ante un título indie como este.

Un buen y diferente juego indie

Canvaleon supone una propuesta diferente dentro del catálogo indie de la eShop de Wii U. Sabe lo que quiere proponer, y lo propone bien, quizás demasiado bien. Debo recomendar encarecidamente sólo acercarse al juego teniendo en cuenta que es endiabladamente difícil y que muchas veces abusa del ensayo y error. Pero, para quien sea capaz de echarle paciencia y aprender las reglas, es muy divertido y sabe conseguir que saques una sonrisa cada vez que superas un nivel. Eso sí, no apto para todo el mundo.

Sudarás tinta para llegar a esta pantalla