Portada » Análisis » Bravely Second: End Layer (3DS)

Bravely Second: End Layer

Adéntrate en esta aventura fetén.

Bravely Second: End Layer (3DS) - AnŠlisis

Llega Bravely Second: End Layer, la continuación de uno de los juegos que más ha dado que hablar en Nintendo 3DS: Bravely Default. El anuncio del primer juego devolvió la esperanza a muchos jugadores ya que todo parecía indicar el regreso de los clásicos RPG a lo más alto. Recuperaba la estética y las bases clásicas del género, pero además lo hacía con un diseño artístico de gran calidad y con las novedades suficientes para suponer toda una evolución a lo ya visto hasta entonces. La propuesta fue muy bien recibida entre muchos jugadores pero despreciado por otros debido a algunas decisiones arriesgadas en su desarrollo. Ahora le toca el turno a su sucesor ¡Continúa leyendo para descubrir que ofrece Bravely Second!

Dos años después

De la historia sólo diremos que nos sitúa dos años después de los acontecimientos sucedidos en su primera parte y que gira en torno a Yew, cuyos ideales se verán sometidos a juicio constantemente. Por supuesto, no está solo y cuenta con la ayuda de un grupo de personajes con muchos momentos de protagonismo durante la travesía. Serán constantes los diálogos entre los protagonistas durante toda la aventura, tal y como sucedía en el original. Estos nuevos personajes están a la altura de los originales y, esta vez, no se ha llevado a cabo ninguna decisión desacertada en el transcurso de la historia a pesar de que, a priori, el arranque parece tener mucha menos intensidad.

Bravely Second hereda de su antecesor un fabuloso aspecto visual. Sin embargo, aunque la primera entrega poseía uno de los mejores de toda la consola, por desgracia aquí nos encontramos con el mismo mapa y los mismos escenarios sin apenas retoques, a los que se les ha añadido otros nuevos pero que, en cantidad, resultan escasos. Por suerte, poseen mayor número de detalles a la vez que se ha conseguido un efecto 3D mucho más profundo y conseguido, dejándolos claramente a un nivel superior con respecto a los originales. El aspecto sonoro tampoco se queda atrás, recuperando maravillosas melodías y añadiendo nuevas composiciones más que dignas y, por si fuera poco, cuenta con un excelente doblaje al inglés. Por desgracia, en esta ocasión no se ha incluido el doblaje japonés.

De vuelta a la aventura

Destacan las misiones secundarias, en las cuales tenemos que recorrer las mismas mazmorras y enfrentarnos a muchos de los enemigos de la primera entrega, con el fin de conseguir nuevos oficios. Como novedad, cuentan con el aliciente de presentar una serie de historias que ponen a prueba el juicio y la moral del jugador, obligando a elegir entre dos contrincantes y, por tanto, uno de los oficios. Este último detalle resulta muy interesante.

La jugabilidad es la misma que pudimos disfrutar en Bravely Default, no existe ningún cambio significativo ni se han introducido nuevas mecánicas. En este aspecto, disfrutaremos de la misma experiencia. Sólo encontraremos nuevos ajustes que harán más dinámica la navegación por los menús del juego.

En esta segunda estrega volvemos a recorrer el mapa de Luxendarc y visitaremos los distintos territorios, con sus ciudades y mazmorras, hablando con los distintos ciudadanos, entrando en tiendas en las que proveernos de armamento, nuevas magias y objetos de gran utilidad en las batallas, luchando y matando a todo monstruo que aparezca en el camino con el fin de descubrir que nos depara esta excepcional aventura. El hecho de rescatar mismo mapa, y la mayoría de ciudades y mazmorras directamente de su anterior entrega ha provocado que se pierda la sensación de exploración y descubrimiento, lo que repercute en detrimento de la diversión.

El punto álgido del juego, como no podía ser de otro modo, lo encontramos en los combates. Bravely Second: End Layer emplea el clásico sistema de combates por turnos que tan buenos momentos han ofrecido a los jugadores, manteniendo la evolución que supuso en los mismos, los comandos de Brave y Default, muy bien recibidos en su momento. El menú de batalla dispone de los siguientes comandos: ataque, con el que realizar un golpe físico; habilidades, que se consiguen subiendo de nivel y que son diferentes según el oficio asignado a cada personaje, en donde utilizar magias blancas y negras, potenciadores de estadísticas, barreras contra ataques enemigos, e incluso ataques físicos todavía más poderosos; el comando de Brave y el de Default; invocar amigo, en donde recibir ataques ofrecidos por amigos registrados en la consola, e enviar ataques en caso de querer ser recíprocos; objetos con los que curarnos de estados alterados y atacar; y el comando de huir cuando la lucha se torne turbia.

Los puntos PB son la seña de identidad de la saga Bravely Default. Son controlados a nuestro antojo mediante los comandos Brave y Default y nos permiten realizar varias acciones consecutivas en un mismo turno. Utilizando el comando de Brave somos capaces de realizar hasta cuatro ataques seguidos por turno y por personaje, lo cual puede provocar daños críticos en el enemigo. Por supuesto, utilizar Brave tiene su contrapartida ya que cada uso consume un punto PB y, si estos puntos se encuentran en negativo no podemos realizar ninguna acción hasta que el contador de PB, que se regenera en uno cada turno, regrese a 0, cantidad con la que comenzamos cada batalla. Por lo tanto, realizar cuatro ataques seguidos en un mismo turno nos deja indefensos durante los siguientes tres turnos.

El comando de Default hace las veces del clásico ¨defenderse¨ y su utilización otorga un punto PB al jugador, hasta un máximo de tres. Saber usar estos comandos en los momentos adecuados será la diferencia entre una victoria aplastante y una derrota humillante. Esta vuelta de tuerca vuelve a suponer una nueva dimensión dentro de los clásicos combates por turnos y parece haber llegado para quedarse.

Otro aspecto a remarcar son los oficios, los cuales proporcionan habilidades con las que combatir en las batallas. Cada oficio cuenta con sus propias habilidades, las cuales se van desbloqueando a medida que sube el nivel del oficio. Experimentar con las distintas habilidades hasta dar con la estrategia de combate perfecta es uno de los aspectos más divertidos del juego. Contamos con los mismos oficios de la primera entrega, a los que se suman otros nuevos: hechicero, auriga, obispo, astrólogo, gatomante, pastelero, ojo de halcón, entre otros. Sin revelar nada, apuntamos que estas nuevas profesiones presentan ciertas características interesantes que hacen más profundas las estrategias en los combates.