Portada » Análisis » Bomberman Blast

Bomberman Blast

Es la hora de las bombas.

Bomberman Blast - Análisis

La jugabilidad es la de siempre, eso asegura la diversión de siempre. Con vista cenital en un escenario cuadriculado lleno de obstáculos, debemos abrirnos paso utilizando nuestras bombas para acabar con los contrarios sin sucumbir ante nuestras propias explosiones o las de ellos. Durante el transcurso de la partida, podremos hacernos con varios ítems que incrementarán nuestra onda expansiva, nos permitirán poner varias bombas a la vez, o aumentar nuestra velocidad, por ejemplo. La única gran novedad en este sentido es la inclusión de algunos nuevos tipos de ítems que se utilizan agitando el mando de Wii y que no son acumulativos. Incluyen escudos que nos cubren de las explosiones en una dirección, un salto que nos propulsa por el aire cual tapón de gaseosa y otras gracias que contribuyen con sorpresas al ambiente de las reyertas. Las múltiples posibilidades de configuración aportan la dosis justa de variedad y estilos de juego.

 

Sobre el diseño artístico, a lo mejor echas de menos al Bomberman pixelizado, porque las animaciones son simples, quizás demasiado, muy de ese estilo japonés tontorrón, y los gráficos, la música y el ambiente son festivaleros, pero la verdad es que a los Miis, a los cuales tendremos acceso una vez hayamos probado cada uno de los escenarios, les sientan estupendamente. Y siempre son preferibles a pseudo-cyborgs cachas.

El modo online te permite enfrentarte contra gente con la que hayas intercambiado tu código de amigo, o participar en un combate clasificatorio contra desconocidos, en el que según tu lugar en el podio al final del combate te dan puntos con los que compararte en un ranking internacional (una lástima que no se actualice vía WiiConnect24). Las batallas admiten también hasta ocho jugadores, con distribución continental o mundial, y en ocasiones presentan algo de lag, pero incluso en esos momentos son razonablemente cómodas de jugar.


Si ya has jugado a un Bomberman antes, sabes muy bien que incluso jugando solo dos personas se te puede pasar la tarde sin enterarte, y que es una gran opción para pasarlo bien cuando vienen tus amigos a casa. Las opciones online solo lo hacen más grande, y te permiten ahorrarte la merienda. Si no lo has probado aún, esta es una estupenda oportunidad.

::Deja tu opinión en el hilo de comentarios::