Portada » Análisis » Bomberman Blast

Bomberman Blast

Es la hora de las bombas.

Bomberman Blast - Análisis

Este juego de WiiWare, con el que Hudson celebra en Wii el 25º aniversario de esta franquicia, es en realidad el modo multijugador de otro con formato físico lanzado en Japón, y efectivamente, está orientado a la competición al completo, sin modo historia. Como en otros Bomberman, se combate contra otros jugadores o personajes controlados por la consola por ser el último en pie, poniendo bombas para abrirnos paso y hacer saltar por los aires a nuestros adversarios.

Hay varios modos de juego, está el clásico, el modo por equipos, y cosas más atípicas como una especie de “que te pillo” en el que gana el que al final del tiempo conserva una corona, u otro en donde no podemos poner bombas y debemos esquivar las que caen del cielo. Además, existen muchos escenarios diferentes, cada uno con sus propias reglas, como en el que nos moveremos a gran velocidad o uno donde manos de zombies irrumpen del suelo dificultando nuestra movilidad. Todas las estas variaciones están justificadas y no dan la sensación de estar ahí para rellenar. También podremos modificar un montón de parámetros para nuestras partidas, como el número de jugadores y personajes controlados por la máquina (con lo que puede jugarse en solitario), la pericia de la IA, los ítems, el número de rondas y algunos aspectos más (los jugadores clásicos agradecerán la posibilidad de prescindir de las moderneces de la jugabilidad y jugar con las reglas básicas). Todo ello se añade a la posibilidad de jugar hasta ocho jugadores en la misma consola, con cuatro mandos de Wii y cuatro mandos de Gamecube (así que es relativamente fácil juntar varios mandos en casa), y al modo online para hacer de este Bomberman Blast la fiesta multijugador a la que nos tienen acostumbrados en Hudson.