Portada » Análisis » Batman Arkham Origins: Blackgate

Batman Arkham Origins Blackgate

Batman Arkham Origins: Blackgate trae el Batman más adulto a Nintendo 3DS.

Batman Arkham Origins: Blackgate - Análisis

Todo esto está repartido en las cuatro zonas que tiene la prisión, cada una controlada por un supervillano. El deber de Batman es infiltrarse en cada una de ellas, conseguir los gadgets que le ayuden a avanzar y explorar a fondo escenarios anteriores con los nuevos objetos, a ver si nos hemos dejado algo por el camino. Pese a todo lo que pueda parecer, no se trata de un juego largo. En unas siete u ocho horas es posible completar Batman Arkham Origins: Blackgate al 100% y es complicado atascarse, ya que el camino a seguir está bastante claro.

Batman Arkham Origins: Blackgate – Análisis para Nintendo 3DS.

En cuanto a la ambientación, está muy conseguida. Es indudable que el entorno y los personajes respiran esa atmósfera de Batman, pero no está muy logrado el efecto de hacernos sentir como el Caballero Oscuro. Le falta esa dosis de sigilo y de `molonabilidad´ que tiene este héroe, esa sensación de ser la sombra que acecha en medio la noche, siendo los momentos de acción bastante directos.

Visualmente, es un juego que gana en las largas distancias. Cuando vemos un primer plano, nos hacemos cargo de la pobreza de las texturas (es sangrante en los enemigos) pero otra cosa es la composición. Los cambios de cámara, ofreciendo planos muy visuales se agradecen un montón, y la sensación es estar ante un tipo de juego muy visual que ofrece cosas nuevas al jugador

Batman Arkham Origins: Blackgate – Análisis para Nintendo 3DS.

El efecto 3D está brillantemente usado, dando una enorme sensación de profundidad. Esto, combinado con las cámaras que  se usan o con el desplazamiento de Batman hacia el plano de fondo, consiguen que sea un título muy agradable a la vista y que destaque sobre otros juegos de Nintendo 3DS. La lástima es esa, que los modelados sean algo pobres y no aguanten un plano cercano y que artísticamente el juego esté lleno de colores oscuros y feos, echando de menos algún emplazamiento más festivo, sobre todo cuando hablamos de las zonas de Joker.

Por último, cabe comentar algunos problemas que surgen durante la partida. Hay varios bugs en Batman Arkham Origins: Blackgate, algunos más molestos que otros. En los túneles la vista cambia a primera persona y, a veces, esta vista se atasca cuando volvemos al scroll lateral. Algunas veces los controles no son precisos y hay que retroceder y volver al punto donde cambia el uso del botón para meternos por el hueco que es la salida de esa habitación. También algunos elementos que no aparecen resaltados en el Modo Detective y que luego sí lo están: elementos claves para, por ejemplo, derrotar a un enemigo final. No es difícil encontrarse alguno de estos errores en una partida y, además de resultar molesto y síntoma de un trabajo poco pulido, baja puntos.

Batman Arkham Origins: Blackgate – Análisis para Nintendo 3DS.

Conclusión

El resultado es un juego con muy buenas ideas, original y que en algunos puntos es realmente sobresaliente, como en el uso de las 3D y en los planos escogidos para mostrar la acción, espectaculares si se combinan con el efecto estereoscópico. Sin embargo, falla en el apartado visual, algo pobre, en que es demasiado corto y que le falta algo más de Batman, convertirlo en un título menos genérico. Se puede hacer algo aburrido cuando pasa el efecto inicial y resulta algo pesado moverse por toda la Prisión. Todo esto, sumado a los numerosos bugs hacen pensar que lo único que le hacía falta a este juego era más tiempo de desarrollo para haber sido un juego, como mínimo, de notable.

Nota: las imágenes que ilustran la review son de la versión de PS Vita, ya que Warner no ha distribuido imágenes de Nintendo 3DS. Sin embargo, hemos considerado adecuado publicarlas porque los elementos que se ven y el estilo gráfico son idénticos y complementan al texto de forma adecuada.

¿Qué te parece Batman Arkham Origins: Blackgate? Deja tu opinión en el foro