Portada » Análisis » Attack of the Friday Monsters! A Tokyo Tale

Attack of the friday monsters! A Tokio Tale

Una aventura de las que ya no se hacen.

Attack of the Friday Monsters! A Tokyo Tale - AnŠlisis

La serie de juegos Guild que Level 5 creó hace unos meses nos lleva a disfrutar de divertidos experimentos elaborados por desarrolladores con gran reputación en Japón, como Keiji Inafune o Suda 51. Son proyectos muy interesantes, aunque de corta duración, en los que podemos ver las dotes creativas de estos genios. Attack of the Friday Monsters! A Tokyo Tale es el último de la `segunda temporada de Guild´, con Kaz Ayabe y su estudio Millennium Kitchen realizando lo que mejor saben hacer, un juego de aventuras.

Y por juego de aventuras nos referimos a una creación donde lo importante son los diálogos y la historia, donde la acción casi no existe. A Tokyo Tale nos presenta un universo que es calcado al de un anime, de manera que casi podría ser un episodio de televisión, que homenajea claramente a uno de los géneros de éxito japonés, la lucha entre héroes y monstruos gigantes en las ciudades japonesas. Todo está acompañado de voces en el idioma del sol naciente que van narrando los acontecimientos y mucho texto que, por desgracia, nos llega únicamente en inglés.

En esta historia encarnamos a Sohta, un chico de cuarto grado que acaba de mudarse a un pequeño pueblo de Tokio con sus padres. Su aventura se plantea por capítulos, aunque realmente son como misiones puesto que podemos realizar varias a la vez, teniendo un total de veintiséis para completar. Algunos son muy simples y requieren simplemente ir hasta un lugar y hablar con alguien, mientras que otros requerirán dar más de una vuelta. Básicamente, caminar de un sitio a otro es la esencia del juego, aunque los paisajes son tan bellos que no hay ningún problema en ello y, para añadir algo de exploración, hay ciertos destellos repartidos por el suelo que podremos recoger y, si conseguimos varios de una misma clase, desbloquearemos la carta de un monstruo.

Lo mejor de todo es que estas cartas no sirven sólo para tener una colección, sino que dentro de la trama se ha insertado de una manera muy natural un minijuego para darles uso, que se basa en combates de cinco contra cinco monstruos. Cada uno de ellos tiene un número de poder y un elemento (piedra, papel o tijera) y debemos colocarlas en el escenario de combate bocabajo enfrente de las de nuestro rival. El juego dirá la situación final y además, aleatoriamente, el resultado de algunos enfrentamientos, aunque sin desvelar los detalles. En ese momento nos ofrecerá la posibilidad de intercambiar de sitio un par de cartas a nuestra elección  - y nuestro rival también lo hará lo propio con las suyas. Para ganar el combate tenemos que tener más victorias individuales que nuestro contrincante y esto se consigue, como era de esperar, con una carta que venza al elemento de la carta enemiga, es decir, papel vence a piedra, piedra a tijera y tijera a papel. En caso de que haya un empate se mirará el número de poder para decidir un vencedor y, si resulta ser el mismo, dicho encuentro será considerado empate.

Al final del combate, tanto un  empate como una derrota cuentan como lo segundo, por lo que debemos de ganar para conseguir la victoria y ser el amo de nuestro contrincante. No hay que pensar mal, puesto que estamos hablando de un juego de niños y, cuando alguien es el amo de otro lo que consigue es poder lanzar hechizos sobre él. Es algo muy curioso, puesto que podemos modificar la frase del conjuro para hacer que nuestros sirvientes se caigan al suelo, se inclinen de rodillas o realicen alguna que otra acción un tanto simple e infantil. Comenzaremos siendo sirviente de todos los demás, pero a medida que vayamos combatiendo la situación cambiará y seremos el amo de todos. Este jueguecillo de cartas es realmente entretenido y divertido y bien podría dar lugar a un título sólo para él (de hecho tenemos Conquista Mii de la plaza StreetPass que funciona con algunos elementos parecidos), aunque puede haber gente a la que no le guste y quiera dedicarse más a la historia en sí. Es por ello que es un acierto que el número de enfrentamientos obligatorios sea bajo, dejando una gran parte de forma opcional para que los que disfruten con ello puedan dedicarle más tiempo.

Attack of the Friday Monsters! A Tokyo Tale

Un detalle que ya hemos comentado ligeramente es la estética anime del título. Todos los escenarios están pintados a mano para que nos sintamos aún más dentro de esta `serie de dibujos´, por lo que los planos son siempre fijos y tendremos cambios de enfoque cuando nos salgamos de la pantalla. Todas las casas están representadas a un tamaño creíble en consideración con el del personaje y en algunas de ellas podremos incluso explorar el interior. No hay detalle que nos haga pensar que no estamos ante una serie interactiva más que dentro de un juego, desde el opening cantado en japonés al principio hasta todas las situaciones que viviremos. Un buen aliciente para los amantes de su trabajo artístico es la inclusión de bocetos a modo de extra en el menú, que podremos visualizar desde la primera vez que iniciamos el juego, pero recomendamos hacerlo una vez finalizada la historia para evitar cualquier tipo de spoiler.

Tenemos que decir que, obviamente, no se trata de un título que haga las delicias de todos los jugadores, más aún cuando estamos en una época en la que prima la adrenalina y la acción, pero aquellos que disfruten con una buena historia, muchos diálogos y un ritmo tranquilo encontrarán en A Tokyo Tale lo que podrían llevar algún tiempo sin ver. Su adaptación al formato portátil es sublime ya que podemos guardar en cualquier momento, y debido a su desarrollo no `vamos a morir´si dejamos de mirar un instante la pantalla. Sólo hay un punto que puede echar para atrás, su duración, puesto que en tres o cuatro horas podemos completar todos los capítulos que componen la aventura, algo que puede llevar a más a de uno a plantearse su compra. Eso y, obviamente el tema del idioma, dado que los que no tengan mucha idea de la lengua inglesa no van a poder disfrutar como se merece de esta obra.

¿Qué nota le pones a Attack of the Friday Monsters! A Tokyo Tale? Deja tu opinión en el foro