Portada » Análisis » Armillo

Armillo

Armillo supone un soplo de aire fresco dentro del género de los juegos de plataformas.

Armillo - AnŠlisis

Hace ya un tiempo que se anunció que Armillo, opera prima de Fuzzy Wuzzy Games, pasaría de ser exclusivo del bazar de XBOX360 a serlo de la eShop de Wii U. Desde entonces mucho ha llovido. En los vídeos previos al lanzamiento se podía apreciar una especie de juego de plataformas combinado con los juegos de tipo Marble Maze, muy habituales como entretenimiento para los desarrolladores novel. Su peculiaridad era el uso de planetas como niveles, lo que le confería cierto aire al juego estrella de la pasada generación de Nintendo, Super Mario Galaxy. Hoy, por fin, está a la venta a un precio más que asequible. ¿Merece la pena pagar por el trabajo de Fuzzy Wuzzy Games?

Armillo

Un poco de historia

Armillo acaba de volver de vacaciones y encuentra su planeta infestado de unas máquinas malvadas que han capturado a sus amigos, los Critters, y a su hermano. Estos temibles antagonistas se hacen llamar Darkbots y buscan expandirse porque contaminaron tanto su planeta original que lo destruyeron y necesitan otro sitio donde vivir. Han echado el ojo a los sistemas planetarios de los Critters, que viven en armonía con la naturaleza, para poder seguir existiendo aunque sea a costa de las vidas de los demás. Armillo no duda en lanzarse a la aventura para rescatar a los Critters y a su hermano y acabar con la amenaza de los infames Darkbots.

El armadillo feo

Lo cierto es que la primera impresión que uno se lleva de Armillo no es demasiado buena. El apartado gráfico es de bastante poca calidad, recordando a aquellos juegos de N64 no demasiado inspirados, pero con un filtro HD. Su mayor problema es la iluminación, a todas luces escasa, que transforman una experiencia que debería ser para toda la familia en algo oscuro. No tiene razón de ser.

Por otro lado, el diseño artístico tampoco se libra de esta falta de gusto ya que, a pesar de que Armillo y su hermano son bastante carismáticos, no se puede decir lo mismo del resto de personajes, enemigos, o incluso los niveles en sí. A Fuzzy Wuzzy Games le hace falta un diseñador gráfico, ya que es una máxima de los juegos indie que solo aquellos con gráficos resultones consiguen hacerse un hueco entre la gente. Por muy buena que sea su jugabilidad, que lo es, su aspecto gráfico va a alejar a muchos compradores de esta pequeña obra maestra, más cuando el famoso y vistoso Guacamelee! Super Turbo Championship Edition salió a la venta a la vez que él. Por suerte, la característica Off-Tv del juego, pulsando el botón -, ayuda a mejorar la experiencia visual, como suele pasar en este tipo de producciones.

Pero las cosas malas no acaban aquí, los usuarios hispano-parlantes todavía tenemos un detalle más del que lamentarnos: La nefanda traducción al castellano. No se puede denominar de otra forma, es una de las peores que he visto en toda mi vida, sólo superada en maldad por alguna traducción fan de algún cómic hecha con prisas para ser los primeros en sacarla. Se nota que está hecha por alguien que no sabe muy bien en qué consiste el castellano, y aunque sepa lo qué quiere decir, no sabe cómo decirlo. Es curioso ver cómo mezcla las formas de hablar de diversas regiones de habla hispana y cómo no distingue demasiado bien los registros utilizados. Al final, el jugador se limita a pasar rápidamente los diálogos para ahorrarse el sufrimiento.

Por suerte, los problemas de Armillo acaban aquí, y todo lo demás es de una calidad muy elevada. Es una lástima que estos problemas alejen tanto del sobresaliente a un juego que, con más medios, bien podría haberle dado una vuelta de tuerca al género de los plataformas en 3D y haberse ganado un hueco más que merecido en la memoria popular.

Una agradable sorpresa

Pasada esta mala primera impresión, muy importante por desgracia, uno se pone en los mandos de Armillo y descubre un juego de una calidad indiscutible. Armillo es un juego de acción y plataformas en 3D, cuyo desarrollo de niveles recuerda a los primeros juegos de Sonic en tres dimensiones. El armadillo se desplaza girando hecho una bola, puede saltar, usar objetos tales como pistolas o rayos láser e impulsarse para atacar o avanzar más deprisa. Simple pero efectivo y, sobre todo, muy divertido. Además, los Critters tienen una tienda desde la cual se pueden comprar importantes mejoras para el personaje, niveles especiales, etc. Aparte, también se pueden desbloquear niveles secretos, los cuales cambian totalmente la jugabilidad pasando a convertirse en plataformas 2D de scroll lateral con contrarreloj. En total, hay más de 40 niveles todos ellos muy variados y divertidos, sin olvidar algunos divertidos cameos a otros juegos, como es costumbre en las producciones indie.

Volviendo a los niveles normales, los que tienen forma de planeta, Armillo tiene que hacer frente a situaciones muy variadas, desde enfrentamientos contra enemigos hasta saltos de precisión, pasando por desafíos en un mundo paralelo en el que no podrá pasar más de unos segundos sin morir. Es en este mundo paralelo en el que se encuentran escondidos los accesos a los niveles secretos, de los cuales habrá que acabar por lo menos 8 si se quiere ver el final del juego, ya que sirven para obtener unos orbes rojos necesarios para desbloquear los enfrentamientos contra los jefes de cada sistema planetario, que hace las veces de mundo.

Al final de cada nivel convencional, es decir, los que no son especiales, ni secretos, ni de jefe, Armillo accede al satélite del planeta en el que se ha desarrollado el mencionado nivel, que es una especie de fase de BONUS en la cual puede aumentar el número de esferas azules. Las esferas azules, que se consiguen a través de cualquier nivel, son la moneda de cambio en la tienda de los Critter. Puedes completar muchas veces un mismo planeta para obtener más esferas azules, pero sólo se sumarán al bolsillo de Armillo la diferencia con respecto a la última puntuación, por lo que el capital disponible para las mejoras del armadillo es limitado. Estas mejoras son fundamentales para enfrentarse a los planetas finales, mucho más desafiantes.

Armillo

Por desgracia, a pesar de los más de 40 niveles, lo cierto es que Armillo es un juego corto y no necesita más de tres días para que el jugador vea el final de la historia, y una semana para completar todos los niveles. Ahora bien, es muy rejugable y su sistema de puntuación invita a seguir jugándolo un tiempo más, a pesar de que alguien hábil y concienzudo será capaz de sacar varias medallas de oro en la primera vuelta.

Lo que pudo ser y lo que es Armillo

Armillo podía haberse convertido en un revulsivo dentro del género de los juegos de plataformas, olvidado hace diez años y tan explotado en los últimos tiempos. Dentro de un mundo con un montón de clones, una propuesta original y fresca como es este juego corre el riesgo de perderse entre montañas de títulos mediocres por culpa de un apartado artístico nada agradable. Sin embargo, por el precio que tiene no puedo hacer otra cosa que recomendarlo, ya que es un juego muy bueno con unos niveles diseñados con maestría, dentro de las limitaciones de un equipo de desarrollo novel como es Fuzzy Wuzzy Games. ¿Acompañarás a Armillo en su aventura interplanetaria para salvar a la galaxia del azote de los Darkbots?

 

:: Comparte tu opinión sobre Armillo en la comunidad ::