Portada » Análisis » Anno: La creación de un nuevo mundo

Dawn of Discovery (ANNO - Create a New World)

Construcciones, impuestos, mercados y cultivos para los amantes del género... pero también para los dudosos

Anno: La creación de un nuevo mundo - Análisis

El problema en esta adaptación del sistema de juego vendría en la ocultación de datos. En general es un acierto en el sentido comentado anteriormente: no abrumar continuamente al usuario con cifras que pueden hacer que el novato en los RTS acabe confundido. Pero a la vez, en algunas ocasiones hará que no sepamos exactamente qué va a pasar.

anno wii

El ejemplo más claro es cuando subimos un edificio de nivel, digamos el mercado. Sabemos que subiéndolo será mejor, lo que implica almacenes más grandes para los productos, carretas de comerciantes más rápidas y alguna ventaja más, pero no sabemos en qué grado se aplicarán esos cambios. Con el dinero justo hará que sea difícil decidir si mejorar el mercado o el astillero, construyendo barcos más rápidos y baratos sin saber en qué medida lo serán.

El otro modo de juego, sin fin, nos propone crear el mapa a nuestro gusto. Todas las opciones estarán en nuestras manos, tanto para permitirnos un apacible crecimiento e intentar encontrar la perfección, como para tener una desenfrenada lucha por los recursos en terrenos áridos, problemáticos, con compañeros hostiles. Este modo de juego puede proporcionar las horas que uno esté dispuesto a jugar, y la completa personalización del escenario lo hará distinto cada vez. Se hubiera agradecido, sin embargo, poder usarlo en línea.

 El sistema de control ha sido encajado de dos formas prácticamente idénticas. Sólo con Wiimote, usaremos A para comprobar el estado de los edificios o terrenos y su área de influencia, o si lo dejamos pulsado, para arrastrar el mapa. Con B accedemos al menú de construcción y también a la función de "copiar y pegar" edificios, tan sencilla como pulsarlo estando sobre lo que queramos clonar. Los botones + y - servirán para aumentar o reducir el zoom de la cámara. Controlando con Wiimote + Nunchuck, todo funcionará igual, sólo que el stick nos permitirá desplazarnos con más fluidez, y el zoom se usará con Z y C.

 La presentación del juego, sin deslumbrar, pasa con nota. El estilo cartoon del motor nos hace disfrutar de un bonito y colorido escenario, con una fluidez que sólo se resiente con la cámara más alejada sobre los escenarios más recargados de elementos. Este diseño, además, hace que los edificios de las metrópolis más atestadas sean rápidamente reconocibles, con lo que resulta totalmente acertado. Las voces que nos acompañan están en inglés, pero la traducción a nuestro idioma y el ritmo generalmente pausado harán que no sea un problema.

En resumen, Anno La Creación de un Nuevo Mundo, es sin duda el mejor exponente de los RTS de gestión en la consola de Nintendo. Encontrando un punto justo entre lo profundo y lo simplificado, y con un buen acabado técnico, dejará al aficionado enganchado durante horas con un estupendo sabor de boca, y supone a la vez la mejor oportunidad para los recelosos de embarcarse en el género.

::Deja tu opinión en el foro::

Por Joan Bastida