Portada » Análisis » Anno: La creación de un nuevo mundo

Dawn of Discovery (ANNO - Create a New World)

Construcciones, impuestos, mercados y cultivos para los amantes del género... pero también para los dudosos

Anno: La creación de un nuevo mundo - Análisis

Anno, La Creación de un Nuevo Mundo desembarcó hace unos meses en las tiendas. Con una propuesta diferenciada de la versión de PC, con un aspecto gráfico que huye del realismo apoyándose en el, ya habitual en Wii, estilo cartoon, pretendiendo ofrecer una jugabilidad más accesible y, encima, de la mano de Ubi, algunos podrían pensar en una adaptación ligera más para intentar atrapar algunos euros de un incauto mal informado. Nada más lejos de la realidad, la gente de Keen Games ha sabido adaptar en general las premisas de los RTS de gestión a la consola de Nintendo, a sus controles y a un público menos habitual en este género. Pero vayamos por partes.

 La aventura nos pone en el papel del príncipe de un reino desolado por la hambruna. El viejo rey duda entre las propuestas de sus hijos: conquistar nuevas tierras o colonizar las zonas deshabitadas de nuestro propio reino. La lamentable situación económica le hará decantarse a nuestro favor, embarcándonos con dos asesores hacia las islas con nuestros colonos. De esta forma comienza el modo historia, que acierta al convertirse en un largo tutorial, de 12 horas o más, dependiendo de las ganas que tengamos de superar retos secundarios.

El sistema nos hará aprender de forma progresiva todos los elementos del juego, teniendo una curva de aprendizaje larga pero suave. Y esto es parte fundamental de la accesibilidad del título: no está realmente pensado para nuevos jugadores, no se han eliminado opciones (lo que acabaría desvirtuando el género al que pertenece), si no que todo se ha aligerado. De esta forma, los amantes encontrarán un juego completo y profundo, y los habituales de los videojuegos en general pero que ven los RTS como complejos y abrumadores en tablas de datos y estadísticas, tendrán en Anno su mejor oportunidad para aproximarse a los videojuegos de gestión de recursos, sin tener que volverse locos en el proceso.

anno wii

La parte estratégica está muy ligada al planteamiento de archipiélagos. Tendremos varios espacios reducidos para construir, unos más ricos en unas cosas y otros en otras. La planificación del terreno es fundamental: tan importante es comenzar a construir previendo un orden futuro, como elegir bien dónde queremos tener nuestra ciudad principal, nuestra fuente básica de alimentos, de ropa, etc.

El juego irá creciendo en opciones y cantidad de edificios a construir, manejando al final una cantidad de opciones y territorio realmente grande sin que apenas nos demos cuenta. Se agradece a esas alturas tener avisos de problemas, que nos dirigirán directamente a la zona afectada (por llamas, enfermedades, hambruna, terremotos... lo típico) para solucionar rápidamente el problema, sin obligarnos a pasear por el mapa constantemente revisando que todo esté en orden.