Portada » Análisis » Alvin y las Ardillas

Alvin y las Ardillas

Las entrañables ardillas de Dave Seville se caen de su árbol en Wii…

Alvin y las Ardillas - Análisis

El juego dispone de 4 modos: el modo canción, el modo historia, el modo vídeo y las opciones. Dentro de las opciones, un poco escondido, está el tutorial.

En el modo canción podrás jugar en el nivel de dificultad que quieras las canciones que vayas desbloqueando en el modo historia.
En el modo historia podrás pasar niveles compuestos por tres canciones que suponen tu ascenso al hall de la fama del rock, con algunas escenas intercaladas de Dave hablando con sus ardillas.
En el modo vídeo podrás ver los vídeos musicales sin necesidad de jugar.

El juego dispone de tres dificultades distintas, lo cual es de agradecer. Además, como ya había adelantado, es bastante desafiante, cosa que puede alargar la vida del título bastante.


La banda sonora es muy buena, y tiene éxitos que no tardaremos en reconocer. Desde Fastball hasta los Ramones, incluyendo canciones del propio Bagdasarian o de la película. Eso sí, todas ellas interpretadas por Alvin y las ardillas. Sin embargo, no hay ningún tipo de FX. Ni aplausos, ni gritos, ni nada. Y eso que al final de cada canción Alvin se carga su guitarra de una forma distinta.

Tras estar varias canciones jugando, sobre todo en los niveles de dificultad más altos, empezaremos a notar como nuestros brazos dejan de responder. No porque quieran dejar de jugar a semejante obra de arte, sino porque estarán agotados. Y es que el juego cansa y mucho.

Además, es demasiado difícil para el público al que va dirigido (niños) y no están del todo bien implementados los movimientos, consiguiendo que a veces te equivoques porque interpreta un movimiento tuyo del wiimote como dos.

En definitiva, un juego que pretende vender aprovechándose del tirón de la película y del carisma de sus protagonistas, pero que no consigue enganchar por la cantidad de fallos y descuidos, algunos imposibles, casi, de creer (¿alguien habló de los efectos sonoros o el puntero?). Además, se hace demasiado difícil para el público al que va dirigido y, para más inri, vale 60€, siendo la plataforma en la que el juego ha salido más caro con diferencia.

En lo positivo:
-Que seas fan de Alvin y las ardillas.
-La banda sonora, muy buena.
-Selector de 60hz, 480p, DPLII.
-Desafiante para los expertos.

En lo negativo:
-Que no te gusten Alvin y las ardillas.
-¿Dónde están el puntero y los efectos sonoros?
-Muy difícil para el público al que va dirigido.
-Una presentación paupérrima y un precio elevadísimo.