Portada » Análisis » Alicia en el País de las Maravillas

Alicia en el País de las Maravillas (Alice in Wonderland)

Disney Interactive nos lleva de vuelta al País de las Maravillas en una extravagante aventura para ayudar a Alicia a destronar a la malvada Reina Roja.

Alicia en el País de las Maravillas - Análisis

Como en la mayoría de los videojuegos basados en películas, cuando uno se dispone a realizar un análisis, de primeras mira al título con recelo. No es un secreto que la mayoría de estos tienen por objetivo simplemente aprovechar el tirón comercial del taquillazo de turno, olvidándose en muchos casos de cumplir con unos mínimos de calidad que aseguren una experiencia jugable satisfactoria. Sin embargo, Disney Interactive ha sabido demostrar en Wii con títulos como Spectrobes que se toman en serio a la plataforma de Nintendo, y que dentro de este tipo merchandising del ocio electrónico puede sacar títulos cuidados y lo suficientemente interesantes como para tenerlos en cuenta.

alicia en el pais de las maravillas analisis wii revogamers

Tal es el caso del juego que nos ocupa. Alicia en el País de las Maravillas sale en exclusiva para Wii en plataformas de sobremesa (con una versión algo pareja en PC), y eso se nota. 10 años después de que Alicia cayera por primera vez en la madriguera del conejo, y demostrando que el ser humano es el único animal que tropieza con la misma piedra dos veces, esta chica que ahora huye en el día de su boda vuelve a precipitarse por dicha madriguera para dar con el Submundo una vez más. En estos años, se ha convertido en toda una leyenda. De hecho, el Conejo Blanco llevaba buscándola largo y tendido, y esta era su última oportunidad para dar con ella. La Reina Roja ha arrasado con El Submundo, y sólo la auténtica Alicia puede salvar nuevamente a sus habitantes. Pero el tiempo pasa, y Alicia no recuerda nada de su estancia. Es deber de todos los amigos que una vez hizo hace 10 años recordarle el mundo al que debe salvar, y guiarla para recuperar la espada vorpalina, la única forma de acabar con la malvada reina.

La mecánica del juego es muy sencilla, pero efectiva. Iremos recorriendo diferentes localizaciones acompañando a Alicia, y protegiéndola de los peligros que pueblan el Submundo. Para ello, podremos controlar a diversos conocidos de la historia pasada, que han sobrevivido y resistido a la opresión de la malvada reina. Así, diversos personajes de la novela de Lewis Carroll como el Conejo Blanco, el Lirón, la Liebre de Marzo, el gato de Chesire o el Sombrerero loco, nos prestarán sus habilidades para detener el tiempo, atravesar objetos o usar la telequinesis, por ejemplo. Para usar estas habilidades, basta con apuntar con el mando de Wii al objeto con el que queramos interaccionar, y pulsar Z. Lo mejor de todo esto es el poder cambiar de personajes en cualquier momento, ya que permite un diseño de niveles en el cuál tendremos que combinar los poderes de uno y otro para resolver puzles o derrotar enemigos. Además, siempre que lo deseemos podemos hacer que un segundo jugador controle a otro de los héroes principales, pudiendo así superar la aventura en modo cooperativo.

alice in wonderland review wii revogamers

A lo largo de los niveles encontraremos una gran cantidad de elementos destruibles, como plantas, mobiliario y demás, de los cuáles conseguiremos unas esferas luminosas en nos servirán para poder volver a la vida si nos derrotan en combate, así como para desbloquear extras o nuevos movimientos. Y hablando de estos últimos, tendremos que encontrar diferentes piezas de ajedrez repartidas por los diferentes mundos dentro del País de las Maravillas, para así poder contar con todo el abanico de habilidades que cada personaje ofrece. En definitiva, un elemento más que hace que este juego tenga un poquito más de miga, y que invita a explorar los niveles al máximo para encontrar todos los secretos. Niveles, en lo que el plataformeo sin embargo podría haberse explotado más. Lo más común hasta que pasen unas cuantas horas de juego y podamos acceder a otros lugares del submundo será que nuestra acción esté bastante guiada, por caminos bastante llanos que salvo en unas pocas ocasiones, no se desviarán en caminos alternativos.