Portada » Análisis » 3D Super Hang On

3D Classics Super Hang-On

Analizamos 3D Super Hang On, el clásico juego de SEGA rehecho para Nintendo 3DS.

3D Super Hang On - Análisis

Cuando coges 3D Super Hang-On te das cuenta de que el nombre 3D es sólo una de sus múltiples opciones y que el trabajo que hay detrás compensa la inversión. Al igual que con Space Harrier, nos encontramos con un arcade en el que no miras la duración del juego, sino la cantidad de veces que vas a jugarlo. Todo el trabajo realizado por SEGA demuestra que han sabido bastante bien cómo ofrecer sus clásicos en Nintendo 3DS.

3d Super Hang on

3D Super Hang-On es un juego de motos, comúnmente hablando. En él, tenemos a nuestro piloto que debe participar en cuatro competiciones que se desarrollan en distintos puntos del globo, y llegar a la meta antes de que se acabe el tiempo. No importa la posición, es más, veremos decenas de rivales en nuestro camino que están únicamente para dificultarnos la travesía y no para ser adelantados en sí mismos. Cada competición tiene una serie de check-points para alargar el tiempo restante que nos queda, y de paso cambiamos de fase, pese a seguir en la misma pantalla, lo cual nos permite empezar más tarde una partida desde la última que hayamos completado.

La duración de cada competición en 3D Super Hang-On no es muy extensa, pues en menos de una hora se pueden completar todas. Al final, tras completar todo y descubrir un pequeño secreto (una curiosidad graciosa) dispondremos de la copa mundial, que es básicamente todo de golpe. Pero lo bueno viene con el primer añadido a señalar: podemos crear un save-state en cualquier momento de la partida y retomarlo más tarde, algo que añade más efecto portátil al título. Y si salimos muy contentos de nuestra actuación, pues a guardar la repetición (la única pega quizá es que sólo puede tenerse una al mismo tiempo).

3d Super Hang on

Gráficamente encontramos siempre los mismos cuatro modelos de motos rivales, y los mismos obstáculos (a destacar los carteles publicitarios de otros juegos de SEGA), pero la sensación de velocidad la tenemos presente a pesar de sus limitaciones, algo que se le da especialmente bien a la compañía japonesa. Los escenarios no tienen muchos detalles, pero se agradece que conforme se va avanzando en fases veamos cambios, como de día y noche, que rompen la monotonía. Todo esto gana mucho en profundidad, literalmente, cuando aplicamos el efecto 3D, la novedad que le da nombre a esta revisión.

Ahora, vamos a mencionar lo que hace grande a esta revisión más allá de lo comentado: las opciones de 3D Super Hang-On. Comenzamos por el control, aspecto que me ha dejado muy satisfecho. Podemos utilizar cualquiera de los cuatro botones frontales y los dos superiores para las acciones de acelerar, frenar y turbo, y para girar tenemos Circle Pad, cruceta, la pantalla táctil y el sensor de movimiento. Combinando las distintas posibilidades seguro que daremos con un modo que nos resulte muy cómodo. Si queremos sentirnos como en la auténtica máquina girando la consola cual moto, podemos usar la opción máquina móvil para que la pantalla gire con nosotros o en sentido inverso, tal y como sería el efecto de ver la pantalla jugando en la recreativa.

Las demás opciones son referentes al tamaño de pantalla, versión del juego, dificultad (tanto en tiempo como en colisiones con las motos rivales) y lo referente al sonido del juego, apartado en el que podremos escuchar sus diferentes temas. Hablando de sonido, hay cuatro composiciones que podemos elegir cuando empezamos una partida que acompañan bastante bien, aunque pueden hacerse repetitivos en partidas extensas.

3d Super Hang on

En definitiva, el juego cumple de sobra si te gusta la forma de hacer las cosas de SEGA, quieres revivir el clásico o buscas un acompañante para partidas rápidas. El trabajo para esta versión es digno de admiración y estamos deseando que nos llegue la segunda hornada de 3D Classics de la compañía.