Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Grave Keeper

Análisis de Grave Keeper

Grave Keeper es lo último de Forever Entertainment, un juego con un apartado gráfico resultón que viene del mundo de los móviles. No tiene micropagos, pero simula ese tipo de mecánicas. ¿Cómo les ha quedado?

Avanza hasta el final y vuelve a empezar

Lo primero es indicar que el juego es corto y, una vez llegas al final (por llamarlo de alguna manera), se repite la secuencia del principio del juego y vuelves a empezar desde 0, con unas gemas especiales como único recuerdo de tu aventura anterior. Solo con esto ya más de uno saldrá espantado, y no sin razón. De hecho, esta mecánica implica que da igual lo que hayas hecho durante la media hora que se tarda en llegar al rey esqueleto, siempre volverás al principio casi igual de como estabas.

Con las gemas especiales se pueden comprar mejoras sí, pero todo lo que habías mejorado esa porra con pinchos se perderá para siempre una vez derrotes al jefe final del juego.

Y, bueno, he querido mostraros lo peor del juego lo primero para que luego nadie se haga el sorprendido si se lo compra. Grave Keeper es visualmente atractivo y la música funciona bastante bien los primeros minutos, hasta que se vuelve inmensamente repetitivo. Pero la primera impresión es buena.

Jugando a Grave Keeper

Una vez nos ponemos a los mandos, descubrimos un juego con buenas intenciones y malos resultados. Podemos usar una ballesta con la palanca R, pero apuntar es torpe y difícil. También tenemos a nuestra disposición un arma de cuerpo a cuerpo y una habilidad especial, así como pociones para curarnos.

Básicamente, tenemos que masacrar esqueletos en cada fase hasta que el juego nos permita enfrentarnos al jefe. Una vez derrotado, el jefe suelta un cofre con equipo nuevo. Este equipo se puede mejorar con las monedas de oro que sueltan los enemigos normales.

La mecánica parece funcionar, pero tiene dos problemas serios. El primero, ya mencionado, es la poca precisión de la ballesta, lo que la hace inviable cuando hay muchos enemigos en pantalla. Lo segundo es que el ataque normal, aparte de daño, no produce ningún efecto en los enemigos. Esto quiere decir que, a no ser que lo derrotemos, el enemigo seguirá atacando como si nada.

Por lo tanto, la ballesta es inviable contra los enemigos normales y los ataques normales son inviables contra los jefes. A estos últimos normalmente los mataremos a base de ballestazos casi sin verlos en pantalla, para evitar ser golpeados por sus ataques. ¿Y las habilidades? Anecdóticas.

Mejor déjalo que siga encerrado en su cripta hasta el final de los tiempos…

Si a lo mal que se juega le sumamos lo repetitivos que se vuelven los escenarios y la música al cabo de unas cuantas fases, ya nos encontramos con un cuadro desolador. Pero lo peor llega cuando derrotamos al jefe final y… el juego vuelve a empezar desde 0. Tan desde cero empezamos que se vuelve a repetir el tutorial y la gente se pregunta si es un bug… ¡Así está la cosa!

En definitiva, no puedo negar que Grave Keeper tiene buenas intenciones y un sistema de combate que podría ser bueno, pero los errores que tiene son imperdonables.

Resumen
Muy repetitivo, traslada la mecánica más saca cuartos de móvil a video consola, eliminando los micropagos pero sin evitar ser un juego extremadamente monótono. Lo mejor que tiene es el apartado gráfico y los primeros 5 minutos de música.
4
Pobre
Escrito por
Compositor, aficionado a los videojuegos y colaborador en Revogamers desde casi sus inicios. Mi tarea en la web es coordinar análisis, impresiones y artículos, así como ejercer de redactor y procurar que haya contenido todos los días.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Arturo Albero hace 1 mes, 1 semana.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.