Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Football Manager 2020 Touch

Análisis de Football Manager 2020 Touch

El deporte por excelencia en Europa y Latinoamérica está más que claro que es el fútbol. En Switch las opciones de juegos de fútbol se limitan a una versión bastante reducida de la entrega anual de FIFA y el simulador más completo y profundo de este deporte. A todos nos gusta ver el partido que de nuestro equipo favorito mientras le gritamos a la pantalla lo que nos gustaría que los jugadores y el técnico hicieran. Gracias a Football Manager 2020 Touch podemos llevarnos a cualquier sitio nuestro propio técnico capaz de hacer lo mismo que un entrenador real.

Y es que Football Manager 2020 Touch no deja de ser una versión algo reducida y recortada de su hermano mayor que salió hace un tiempo en PC, pero siempre de acuerdo con la potencia de la consola y lo que puede mover. Con Football Manager 2020 Touch tenemos en nuestras manos un potente simulador futbolístico en el que no solo seremos los protagonistas de nuestra carrera, sino que podremos firmar jugadores y equipo técnico, crear nuestras propias tácticas, dar órdenes a los jugadores, levantar todos los títulos del mundo gracias a su gran base de datos y cualquier cosa que se nos ocurra. Porque ser mánager es algo que nos puede gustar, pero ¿tenemos lo que hay que tener? Toca demostrarlo con Football Manager 2020 para Nintendo Switch.

Nos toca elegir entre 116 ligas y 51 países

Este año no he podido todavía degustar el hermano mayor para PC de Football Manager, sin embargo, sí que he dedicado innumerables horas a la edición del año pasado y sorprende la fidelidad con la que la versión de Nintendo Switch hace honor al juego y cómo demuestra que no está tan lejos a pesar de las limitaciones de la consola. Cuando empezamos el juego lo primero será crear a nuestro entrenador modificando el nombre, edad, aspecto físico, el pasado, estilo de mánager y las licencias de las que disponemos. Solo viendo las opciones que tenemos con nuestro propio entrenador ya podemos hacernos una idea de la profundidad del juego, y no es nada más que la punta del iceberg.

Luego tenemos que elegir en qué equipo queremos dirigir. Aunque también podemos elegir empezar en paro para que sea un equipo más pequeño el que se encargue de ficharnos y nosotros de demostrar que valemos la pena. O, si lo que nos motivan son las competiciones internacionales también podemos elegir ser seleccionador de algún conjunto nacional. Durante esta selección, también tenemos que seleccionar las ligas que estarán disponibles durante nuestra partida. Es en este momento donde también vemos las limitaciones de la consola y la versión frente a su hermano mayor, ya que solo podemos elegir tres países, aunque podemos elegir todas las divisiones de esos países.

En su defensa hay que decir que dentro de esas ligas están todas las competiciones habidas y por haber, todos los equipos con sus segundos equipos, canteras y juveniles, todos los entrenadores (tanto en activo como los que no tienen trabajo) y todo tipo de profesionales como entrenadores de porteros y todos los puestos de los que se compone un equipo completo. Esas bases de datos son enormes y elegir tres países hará que el juego vaya ligeramente más lento que con simplemente uno, pero está muy bien optimizado.

Diseñar todo a medida como un buen entrenador

Una vez tengamos todo configurado, llegaremos a la que será nuestra pantalla principal y la más importante del juego, el buzón de entrada. Desde él podremos tener conversaciones con jugadores, personal y directores, ver las novedades de equipos, competiciones y premios, ver los informes de antes y después de los partidos, informes de lesiones, negociar contratos, etc. Será nuestra base de operaciones básica, si queremos acceder a mayor profundidad tendremos que entrar a los menús correspondientes. Desde este menú también seremos informados de si algo va bien o mal, por ejemplo, si a directiva no está contenta con nuestra gestión del equipo, nos lo harán saber con una noticia en este menú.

Después de todas las reuniones de personal en las que recibiremos diversos informes y delegaremos funciones entre nuestro segundo entrenador y nosotros, llegará el momento de diseñar una táctica. Football Manager 2020 Touch posee un gran creador de tácticas, que nos enseñarán a usar, mediante el cual podemos tocar todo tipo de opciones. El equipo que elijamos seguramente tendrá cierta familiaridad con la táctica con la que jugasen con su anterior mánager y es uno de los muchos factores a tener en cuenta. Elegida la formación, tendremos que ir trasteando entre los tipos de pases, cómo juegan por las bandas, los roles de los jugadores, cómo se mueven e interactúan entre las posiciones que están cerca y así una larga lista de opciones que deja atrás la simpleza de una mentalidad y una forma más ofensiva o defensiva de jugar.

De nuestras decisiones dependerá el futuro del club, de los jugadores y de nosotros mismos. Si un jugador no tiene buena actitud es más que probable que lo saquemos del equipo y decidamos traspasarlo, pero si es una figura del club también puede ser que ponga en entredicho nuestro puesto de trabajo. Porque no solo de los resultados en los partidos depende el trabajo, ya que también tenemos que llevar una buena gestión del vestuario si no queremos ser despedidos. Si llevamos a cabo un buen desempeño nos querrán renovar y nos tocará negociar el contrato con todo tipo de clausulas, cifras de dinero y tiempo que mejor nos convengan.

Gráficos y control no funcionan tan bien

Cuando consideramos que tenemos la táctica ideal es hora de saltar al campo con la alineación que más nos guste y hayamos trabajado. No hace falta aclarar que también podemos modificar los entrenamientos de cara a nuestro próximo encuentro, también de manera muy profunda. Dentro del partido veremos el partido con unos modelados 3D que dejan bastante que desear y son muy ortopédicos, pero que nos permitirán ver las jugadas. Podremos elegir qué queremos ver, desde el partido completo a simplemente los comentarios. Desde la banda podremos hacer modificaciones de juego a nuestras tácticas, cambiar jugadores o pegarles gritos para animarlos a hacer una acción determinada. También serán relevantes las charlas de vestuario tanto de equipo como individuales, al principio, en el descanso y al final de los partidos, para el desempeño y la moral de los jugadores.

Como hemos visto, todo está en nuestras manos y como tal los contratos y los ojeos estarán a nuestra disposición. Pero no solo nos tocará hablar con los jugadores, sino que también depende de nosotros si nos toca negociar con el agente del jugador cierta cifra o clausula del contrato antes de negociar de verdad con el jugador o formar alianzas con otros equipos para usarnos de equipos afiliados y pasarnos jugadores para que se desarrollen mejor. Desde la duración del contrato, hasta la firma, pasando por una charla en privado con los jugadores, todo depende de nosotros, salvo si lo que nos falta es el dinero. Porque sí, también tenemos que llevar una gestión adecuada de la economía del club y del dinero gastado en fichajes y mensualmente/semanalmente/anualmente en los contratos.

El gran problema del juego reside en lo que lo que lleva en su nombre: “Touch”. Football Manager 2020 Touch está principalmente pensado para jugarse con la consola en modo portátil y jugar mediante el control táctil. Sin embargo, se torna algo tosco, poco intuitivo y a veces no responde como debería. Al final se utiliza la pantalla para tener un gran menú y que todo lo demás sean un sinsentido de desplegables con los cuales muchas veces te puedes liar. Y si decides usar los joysticks del mando para intentar hacer algo más preciso, éste se moverá como el puntero de un ratón de PC, pero muy lento.

Conclusión

Para concluir no hay mucho más que decir sobre este Football Manager 2020 Touch para Nintendo Switch, es el simulador de fútbol más completo que hay en el mercado de manera reducida. Al final lo lastra un control tosco, pero ese detalle no puede ocultar lo que es un secreto a voces, todo es muy profundo y dedicaremos muchas horas para desentrañar las maneras para hacer que todo funcione de manera adecuada. Porque al final Football Manager es eso, un juego donde perderse entre sus infinitas opciones buscando al jugador joven que va a revolucionar el mundo o probar algo diferente para poder disputar el mundial. Y aun con el nombre Touch, esta versión cumple con lo que promete y demuestra que, a pesar de las limitaciones, no está tan lejos de su hermano mayor y su capacidad portátil lo hace un aliciente más que interesante para hacerse con él.

Resumen
Football Manager 2020 Touch en definitiva es la versión reducida del mejor simulador futbolístico que existe hasta la fecha. Tiene poco que envidiar a su hermano mayor y toda la profundidad de la que hace alarde se traslada a esta versión, pero con el aliciente de llevárnoslo a donde queramos. Lo lastran las limitaciones técnicas de la consola que nos impiden elegir más de tres países a la vez y un control algo malo, pero a fin de cuentas cumple con creces en diversión y horas por delante.
8
Notable

¿Te ha gustado?

1 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  David Gómez hace 4 meses, 3 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.