Más Yo-Kai, más de lo mismo.

Por Iván Castellanos, TeTSuYa