Portada » Avances » The Last Story

The Last Story

La obra definitiva de Hironobu Sakaguchi, cada vez más cerca. Si sale en Europa, claro.

The Last Story - Avances

 

Avance The Last Story en Revogamers

The Last Story es, desde sus comienzos, una declaración de intenciones más que un videojuego. Desde la dirección artística hasta el mismo nombre elegido para él, todo busca evocar tiempos pasados mejores, la época en la que se forjaron las bases de esta industria.

Si hubiera que rescatar a diez nombres de la industria del videojuego del Japón, Hironobu Sakaguchi estaría entre ellos. Un hombre que ante la adversidad supo mirar a su alrededor, encontrar la inspiración y resurgir cual ave fénix con la saga de rol más internacional de todas bajo el brazo: Final Fantasy. Veinte años más tarde y con la décima entrega cosechando éxitos de público y crítica, se vio obligado a abandonar Square-Enix, en parte por el desastroso resultado de la película de animación The Spirit Within y en parte por diferencias creativas con la cúpula directiva.

Y así nace Mistwalker, una empresa joven, inmadura, pero llena de ilusión y buenas ideas. Con cada juego lanzado al mercado han ido puliendo y perfeccionando pequeños fallos, explorando nuevas formas de transmitir emociones y no teniendo miedo a arriesgar con los mundos en los que se desarrollan las historias de este cuentacuentos oriental.

Fruto de este largo proceso de aprendizaje y de la experiencia que sólo una vida entera dedicada al videojuego proporciona, surge The Last Story. Un título, como ya se ha dicho antes, evocador de ese decano Final Fantasy. Un logotipo que más que una marca de distinción es un desafío, con unas formas y colores claramente inspirados en esta famosa saga, y con una esfera de números romanos que acaba en el número X, casualmente el último Final Fantasy del maestro Sakaguchi. Como diría Groucho Marx: qué casual tan casualmente pasan tantas casualidades.

Imagen  The Last Story

Lo último en sentimientos

Desde el punto de vista de la narrativa y los personajes, The Last Story es un JRPG puro y duro. El escenario es la isla de Ruli, un lugar en el que el único punto de prosperidad es su capital homónima: un puerto mercante repleto de actividad que sirve como única conexión entre el montañoso continente y el resto del mundo. Una ciudad repleta de NPCs (personajes no manejables) de reacciones cambiantes, concebida para que realmente se sienta como una ciudad y el jugador pueda perderse explorándola. De hecho, parte del equipo de Mistwalker visitó pequeñas y antiguas ciudades de Francia e Italia para tomar ideas de cómo debería ser una ciudad fantástica a la vez que creíble.

Mapa de Ruli City en The Last StoryHay carencia de hierro y el imperio está en plena decadencia. En esta tesitura, alguien parece estar empleando la magia de forma poco ortodoxa, lo que atraerá a gran cantidad de monstruos. Sin embargo, se intentarán limitar al máximo los elementos de ciencia-ficción, un propósito que por sí solo ya deja atrás unos cuantos tópicos, puesto que más allá del inmutable Dragon Quest la estética total o parcialmente futurista parece hoy en día un requisito indispensable para los JRPGs.

Socialmente por un lado están los mercenarios, hombres y mujeres que llevan una vida dura y llena de sacrificio, que malviven haciendo trabajos y son tratados como el estamento más bajo en la sociedad. En el otro extremo de la balanza tenemos a los caballeros, la clase acomodada. Ambos estratos sociales conviven juntos, y surgen constantes roces entre ellos.

Como todo buen trabajo de Sakaguchi, a pesar de que haya protagonistas claros en la historia, no todo el peso argumental recae sobre ellos. Nos veremos acompañados en todo momento de una serie de secundarios. Por supuesto que indagar sobre ellos quedará a elección del jugador, pero es inevitable que la historia se vea afectada por los personajes que intervienen en ella y el pasado que hayan vivido. De igual forma, los veremos evolucionar con nosotros. El objetivo será crear un vínculo emocional y, en vez de controlarlos en una fascinante aventura, vivirla junto a ellos. Se ha hecho hincapié varias veces en la importancia que tendrá tanto la historia como el desarrollo de los personajes desde que The Last Story fuera anunciado como “una historia sobre los sentimientos universales de la gente”.