Portada » Avances » Overlord Dark Legend - Impresiones

Overlord: La Leyenda Siniestra (Dark Legend)

Impresiones de juego y nuevos datos de la presentación de Atari que ahora se libera.

Overlord Dark Legend - Impresiones - Avances


Atari Ibérica reunió a los medios especializados el 5 de diciembre del pasado año en el local de prensa de Nintendo. La razón: presentar los dos títulos de Overlord que Codemasters prepara para Wii y DS y dejarnos echar una primera partida. Anteayer, viernes 16 de enero, finalizó el embargo que retenía la información de lo que fue todo un tour europeo, momento en el que os ofrecimos en portada la entrevista que realizamos aquel día de diciembre. Junto a esas declaraciones y nuestras primeras impresiones visuales en Alemania, hoy continuamos hablando algo más del prometedor producto de Codemasters y Atari para Wii, uniendo los datos presentados por la compañía y nuestras primeras impresiones de juego.

Overlord Dark Legend presentación, impresiones
Dean Scott

De nuevo, la voz de Codemasters fue Dean Scott, productor asociado que ya conocimos en la Games Convention. Es fácil asumir que entiende el pasado y el presente de los jugadores de consolas Nintendo, considerando su trayectoria en la Revista Oficial de Nintendo en Reino Unido, en su época pre-Future, antes de fichar por la editora británica. Scott hacía múltiples referencias a juegos Nintendo, sobre todo de la época de Nintendo 64, y no se ofendía ante las evidentes comparaciones de Overlord con Pikmin, pues comparten mecánica de juego.

El viernes publicamos una docena de fotos nuevas no muy buenas.

Poco hablaremos de lo ya conocido y/o disponible en los enlaces de arriba. Scott recordaba el objetivo del juego: "sentirse poderoso". Y en Wii, ese sentimiento no se limita al escenario, la historia o el malísimo señor oscuro que manejamos, sino que debe ganar enteros con los gestos (más físicos) del Wiimote, que sirven para "conectar al jugador con el mundo". Sin duda, ese aspecto será clave para disfrutar de una experiencia de juego mejorada o distintiva, y en nuestra partida quedaba patente. Por un lado, la cámara se maneja como en un FPS, moviendo el puntero por la pantalla (algo torpe en ocasiones), lo que dota de una visibilidad más natural. En cualquier momento se pueden lanzar a los esbirros donde apunte la mirilla, y aquí reside uno de los mayores cambios de diseño de juego, que separa a Dark Legend de todos los demás Overlord: como explicaba Scott, antes se requería del uso de las palancas de control para llevar a los "minions" por un camino físico, mientras que ahora se pueden enviar a sitios inconexos para que se lancen hasta ellos o se busquen la vida mediante la IA. Por lo tanto, el diseño del terreno cambia y vimos el ejemplo de una isleta con un interruptor, a la que los esbirros accedían tras comprobar cómo nuestro puntero se deslizaba por el suelo hasta ella.

Para crear más esbirros, necesitas fuerza vital… de la muerte de los demás seres.

Además de las posibilidades del puntero, se usa el acelerómetro del Wii Remote para seguir sumando a esa sensación más inmersiva. Por ejemplo, se puede "cargar" a un esbirro bomba mediante un estrangulamiento que se realiza agitando el mando. Si te pasas, el esbirro muere y tu energía sube cruelmente. Si lo dejas a punto, puedes enviarlo contra un objeto destructible. El esbirro kamikaze correrá haciendo eses hacia él, descontrolado salvo por los cambios de dirección que puedas forzar en su trayectoria moviendo el Wiimote como si fuera un joystick arcade.

La aventura del joven Overlord "no puede durar cuatro horas", reconocía Scott, por lo que tendremos un recorrido de 12 a 14 horas, a lo que se suma una rejugabilidad basada en el repaso del entorno y su exploración para conseguir nuevos objetos (como pociones). Hay zonas con barreras infranqueables a las que se podrá acceder y un amplio mapa por descubrir.