Analizamos uno de los últimos juegos que nos han llegado en 2016.

Este 2016 ha sido un año repleto de juegos muy interesantes dentro del panorama descargable. El desarrollo indie no para de crecer y cada vez son más los juegos de calidad que acaban llegando a nuestras consolas y, aunque, parece haber sido un año bastante potente algunas propuestas llegan a tiempo para cerrar este 2016 en Wii U. Este ha sido el caso de Back to Bed.

Nos gustan los rompecabezas

Back to Bed es un juego de puzles, de aspecto tridimensional, en el que encarnaremos al subconsciente de Bob, con el fin de cuidar de él en sueños y conseguir que pase una buena noche. Todas las fases parten con la misma premisa: guiar a Bob, que camina sonámbulo y sin rumbo por su mente, protegiéndole de los peligros y obstáculos que en ella cohabitan, para llevarlo de camino a la cama, donde podrá asegurarse unos sueños tranquilos y agradables.

La jugabilidad es sencilla: Bob camina eternamente y sin descanso, si choca con algún obstáculo o muro girará 90 grados en el sentido de las agujas del reloj, si cae al abismo o se cruza con algún peligro reaparece en el punto de comienzo. Nosotros nos encargamos de colocar los obstáculos, con forma de manzana que recogeremos previamente del escenario, en la trayectoria de Bob y así dirigirlo hacia su cama.

back-to-b

No todo puede ser tan bonito

El juego nos invita a meternos en la cabeza de Bob para conocer lo que sucede en ella en sueños. Son 30 fases las que componen Back to Bed, todas ellas de diseño surrealista, en donde podemos reconocer referencias a obras como las de Dalí o Magritte. La primera impresión es llamativa pero la verdad es que no logra impresionar más allá del impacto inicial por el mismo problema que acarrea el juego en todo su conjunto.

El principal problema de Back to Bed es la monotonía, lo cual sorprende más aún dada la escasa duración del título, donde en menos de 2 horas conseguimos resolver todas las fases previas a desbloquear el modo difícil, el cual se desarrolla en las mismas pantallas del modo normal. Es así porque todas las fases nos parecen iguales en cierta medida, desde el diseño hasta la resolución del puzle, contando que se van introduciendo elementos a la jugabilidad con demasiada lentitud, algunos incluso sin aportar nada nuevo.

Un error incomprensible de esta edición para Wii U es su función Off TV, la cual está implementada para poder resolver estos puzles sin necesidad de encender el televisor, pero que no se disfruta igual ya que no hay manera de traspasar el sonido al Gamepad.

back-to-2

En definitiva, Back to Bed es un juego de puzles que llama la atención gracias a su estética surrealista, pero que tras su primer contacto nos hace perder el interés muy rápido debido a su falta de evolución, haciendo que una propuesta tan corta llegue a parecer repetitiva, al que sin duda se le podría haber sacado más jugo. Un juego con buena base pero carente de ideas que consigan desarrollarla que puede servir como un pasatiempo sencillo de disfrutar para aquellos que ya han agotado otras opciones como The Bridge o Monument Valley, de apariencia similar.